En el aspecto visual, el cine de Sofia Co­ppola se ha convertido en un estilo en sí mismo. No hay verano que al­guna revista de moda no hable de Las vírgenes suicidas (1999) como referente de vestimenta para la temporada estival.

En un encuentro entre Sofia Co­ppola y Grace Coddington, esta úl­tima le dice a la directora que a tra­vés de sus películas puede ver el amor de Coppola por la moda.

Ese amor forma parte de un estilo per­sonalísimo que tiene la directora ca­liforniana en toda su obra cinema­tográfica.

Si analizamos toda su filmografía, no es difícil ver los puntos en co­mún de todas ellas o, mejor dicho, los rasgos que caracterizan su tra­ba­jo, tanto en el aspecto narrati­vo co­mo en el visual. En todas ellas apa­recen mujeres adolescentes o pre­adolescentes, con un mundo interno inusual para sus edades; y los hom­bres que las acompañan, no so­lo juegan un papel importante en sus vidas, sino que parecen sacar de ellas una faceta que no conocían.

En el aspecto visual, el cine de Co­ppola se ha convertido en un estilo en sí mismo. No hay verano que al­guna revista de moda no hable de Las vírgenes suicidas (Sofia Co­ppola, 1999) como referente de vestimenta para la temporada estival. Pe­ro no solo por el vestuario, en su fil­mografía la directora crea mundos oní­ricos, que parecen encapsular el tiem­po y el lugar en una imagen de to­nos pastel, con pocos contrastes y con planos de larga duración, dando lugar a atmósferas con un halo de un sueño y texturas y colores como si fueran cuentos.

En varias ocasiones, Sofia Co­ppola ha afirmado que fue su ma­dre, Eleanor Jessie Neil, la que le inculcó el amor por el arte y le brindó la oportunidad de conocer un gran nú­mero de referencias artísticas del mun­do de la música, el arte, el ci­ne, la fotografía y la literatura. Es­to, unido al consejo que le dio su pa­dre, Francis Ford Coppola, el ser fiel a ella misma en todo momento, ha dado lugar a películas con una vi­sión muy personal, que cuentan his­torias muy concretas desde un pun­to de vista particular. Esto se pue­de ver de manera muy clara en Maria Antonieta (Sofia Co­ppola, 2006). La historia se centra en la Ma­ria Antonieta adolescente preocupada por ser madre.

[…]

FilaSieteEl artículo completo puede leerse en el nº 196 de FilaSiete (diciembre 2018).