Inicio Películas Recuerdos desde Fukushima

Recuerdos desde Fukushima

La directora y escritora alemana Doris Dörrie nos muestra la región siniestrada de Fukushima con un ambiente ligeramente onírico, en un mundo post catástrofe nuclear

284
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (1 votos. PUNTUACIÓN de usuarios: 3,00 sobre 5)
Cargando…
portada
Recuerdos desde Fukushima

· Recuerdos desde Fukushima es bella, la fotografía en blanco y negro añade solemnidad y grandeza a aquellas ruinas.

Homenaje a Resnais

Marie sufre una crisis profunda y decide cambiar de aires y comenzar de nuevo, se une a una ONG y parte a Japón como animadora para entretener a un grupo de ancianos, víctimas de la catástrofe de Fukushima. Pronto descubre que no está a la altura de la misión y decide dejarlo, pero al final permanece por no dejar sola a Satomi, una arisca anciana, última geisha de Fukushima, que también arrastra una pena y ha reocupado, clandestinamente, su casa en la zona prohibida. La convivencia será difícil, pero poco a poco se transformará en una sincera amistad que tendrá un efecto sanador en las dos mujeres.

Doris Dörrie (Los cerezos en flor) es una directora -y escritora- alemana cuyas películas, sin ser muy comerciales, siempre han sido bien acogidas por público y crítica. Su película sobre Fukushima es al mismo tiempo un homenaje más a esa región siniestrada, una muestra de su amor por oriente y un homenaje a Alain Resnais, fallecido en 2014, autor del original Hiroshima mon amour, en quien se inspira: en primer lugar al enfrentar a protagonistas de las dos naciones; además, el ambiente es ligeramente onírico en un mundo post catástrofe nuclear; finalmente, los protagonistas llevan una herida interna. Para completar el homenaje, Dörrie ha realizado su película en blanco y negro, lo que facilita aún más comprender las alusiones.

Recuerdos desde Fukushima
Rosalie Thomass y Kaori Momoi en Recuerdos desde Fukushima (2016)

La película es bella, la fotografía en blanco y negro añade solemnidad y grandeza a aquellas ruinas. La historia es mínima, un pretexto para mostrar Fukushima y para cantar las alabanzas de la cultura oriental pero, al tratar de amistad, entrega y comprensión, cobra fuerza y, dentro de su tristeza, gana esperanza.

Una obra minoritaria, parte ficción y parte documental, llena de simbolismo, hecha para mirar y admirar, un poema ingenuo.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.