Inicio Películas Crítica de El ilusionista (2006) de Neil Burger

Crítica de El ilusionista (2006) de Neil Burger

Buenas interpretaciones y un gran guión para una película de época

64
0
Compartir
¿Has visto esta película? ¡Puntúala!
1: Pésima2: Pasable3: Entretenida4: Muy buena5: Obra maestra (Realiza el primer voto)
Cargando…
portada
El ilusionista (2006) de Neil Burger
El ilusionista (2006) de Neil Burger

· Crítica de El ilusionista (2006) de Neil Burger. Película de época con gran papel de  Edward Norton, Paul Giamatti y Jessica Biel.

El príncipe y el mago

Una Austria decadente y evanescente, nunca se dice el  nombre del emperador que, por las fechas aunque imprecisas, tendría que ser Francisco José I, pero el príncipe heredero que murió antes de su padre en extrañas circunstancias no fue Leopoldo -como en la película- sino Rodolfo.

Es pues una Viena imperial de fin de siglo XIX con cierto tono de fábula. Aparece en los escenarios el grande y misterioso ilusionista Eisenheim. Al espectáculo  asisten el príncipe Leopoldo, herdedero del emperador de los Habsburgo, y su prometida, la duquesa Sophie Von Teschen. En uno de sus números el ilusionista requiere la presencia de un espectador, y sube al escenario Sophie, y ambos se reconocen… Ahora no quieren ya separarse. Pero el príncipe no está conforme y acude a Uhl, inspector de policía para desacreditar al mago y expulsarlo del país.

La película El ilusionista es el proceso de esa pugna. Lucha de enamorados que se convierte para el inspector de policía una investigación criminal. Todo nos es dicho y se nos va descubriendo poco a poco a través del sagaz y simpático inspector, interpretado por Paul Giamatti.

Con Paul Giamatti, Edward Norton, Jessica Biel y Rufus Sewell puede uno pensar, y acierta, que su presencia y actuación serán espléndidas. Giamatti es el que se lleva la palma, y eso que en teoría no es el centro de la historia; de algún modo… la cuenta y va descubriendo su velada trama. Pero Norton da un toque de misterio y de trastienda a su personaje que lo hace muy atractivo, incluso lleva a cabo realmente muchos de los juegos de ilusionismo. La duquesa, interpretada por Jessica Biel, es un personaje a trocitos, porque si no el guión tendría que detenerse demasiado en ella para explicar su radical deseo de cambiar de amor. El príncipe, ante el temor de ser abandonado por la duquesa, aparece violento, y ahí está bien Sewell.

Película de época, tiene unos tonos de color muy adecuados, que sitúan lejos en el tiempo las cosas salvo la naturaleza, siempre luminosa y espléndida. Las estampas nevadas de la ciudad son igualmente atractivas. El ritmo es pausado, como conviene. Y cuando es necesario también corremos. Las masas visten y se comportan muy a lo XIX. Romanticismo -interior de palacio, luces, lujosos vestidos-, sentido práctico y humor muy de novela inglesa de intriga.

Reseña Panorama
s
Compartir