Guerra Mundial Z

0
875

Brad Pitt produce una película con todas las papeletas para hacer buena taquilla en España. ***

Dirección: Marc Forster. Guión: Matthew Michael Carnahan y J. Michael Straczynski Fotografía: Ben Seresin Montaje: Matt Chesse y Roger Barton Música: Marco Beltrami Intérpretes: Brad Pitt, Mireille Enos, Matthew Fox, Daniella Kertesz, David Morse Duración: 116 min. Distribuidora: Paramount Público adecuado:  +16 años (V)

World War Z. USA, 2013. Estreno en España: 2 Agosto 2013.

Apocalipsis zombie

Antes de estrenarse en España, Guerra Mundial Z ha dado la campanada en la taquilla mundial (lleva 475 millones de dólares)… y se entiende.

Esta cinta de zombies producida e interpretada por Brad Pitt tiene todo lo que se le puede pedir a una superproducción veraniega destinada a un público joven adulto: adrenalina pura en el arranque (si el ritmo de la película fuera igual al de los cinco primeros minutos a más de uno de daría un infarto), un desarrollo más oxigenado –dentro de la intensidad del conjunto- y un desenlace flojo pero que prepara a un segundo capítulo que, vista la respuesta en taquilla, se da como seguro.

El gran mérito de la película, además de jugar con el tema zombie que queda muy resultón en la pantalla, es apostar por una fórmula clásica que siempre da juego: alternar las espectaculares escenas de acción con el desarrollo de los personajes y, si es posible, que haya un héroe. Es una regla de manual pero muchos directores, extasiados ante las posibilidades que brinda hoy  la tecnología, terminan perdiéndose en medio de una explosión de efectos especiales.

Marc Forster sortea este peligro. No hay que olvidar que es el director de Descubriendo Nunca Jamás o Más extraño que la ficción y que, entre sus fuertes, está que es un amante de la narración.

En Guerra Mundial Z hay historia y, entre batalla y batalla, se habla de la familia, del amor a la patria –sí, la película es una americanada- y de la generosidad, la valentía y el sacrificio como virtudes heroicas. Si además, estas virtudes las encarnan personajes atractivos físicamente, mejor que mejor. Qué antiguo todo… ¿no? Y qué actual… tanto como llenar los cines, algo que, por cierto, cada vez cuesta más.

Ana Sánchez de la Nieta

No hay comentarios