Lychee Film Festival
Lychee Film Festival

Lychee Film Festival 2019

El festival de cine chino Lychee Film Festival empieza a echar raíces en Madrid. En la edición de 2019 (tercera), que aparenta ser la de su consolidación en la ciudad, la mú­sica ha tenido un protagonismo extraordinario. Para ser exactos, ese protagonismo ha correspondido al Xiqu, la ópera tradicional china, muy ligada al nacimiento del cine de este país allá por 1905. Las ediciones anteriores tam­bién estuvieron centradas en un tema que marcaba la selección de películas proyectadas. En la edición de 2018 fue «Amor en los 90».

Antes de hablar de la presencia de la música en este evento de cine chino, hagamos un poco de historia del fes­tival. A finales de 2016 hubo en Madrid otro festival de cine chino que marcó un precedente: Deep Focus. Una auténtica orgía para los interesados en el cine chi­no, acostumbrados a tener que armarse de paciencia esperando a esas tres o cuatro películas que llegan con cuen­tagotas a la cartelera. Como cualquier festival que se precie, Deep Focus incluyó varias actividades, entre las que destacaba el foro de producción en el que productores cinematográficos españoles y chinos hablaron abier­tamente de la posibilidad de emprender proyectos en común.

En 2017 nació en Barcelona Lychee Film Festival de la mano de la Asociación de Cine de China y España (ACCE). En 2018 se celebró simultáneamente en Madrid y Barcelona, y tuvo una brillantísima inauguración madrileña en la Plaza de Callao con todo el glamur que aportaron sus madrinas, las actrices Adriana Ugarte (Durante la tormenta) y Qi Xi (Hasta siempre, hijo mío). En 2019 ha contado con Madrid como única sede. La mayoría de las diecisiete películas se han proyectado en el Cine Estudio del Círculo de Bellas Artes. Ha habido na­da menos que once estrenos.

La música en la 3ª edición

La sección especial dedicada a la música ha constado de varias partes. En primer lugar, tres películas recientes con sendas modalidades de ópera tradicional china: la Ópe­ra de Pekín, la Ópera de Yuju y la Ópera de Kunqu. A es­tas tres modalidades habría que añadir El maestro de ma­rionetas (Hou Hsiao-Hsien, 1993), un filme inclasificable sobre lo que allá llaman Ópera de Budai y no­sotros llamamos teatro de títeres o marionetas. La le­yenda de la serpiente blanca fue, de las tres películas ope­rísticas, la más fácilmente asimilable por oídos no acos­tumbrados a la peculiar sonoridad de la ópera tradi­cio­nal china. Fue dirigida por Tao Hai y cuenta como es­trella en el reparto con Jin Jing, cuya voz encandiló a los asistentes a la ceremonia de clausura.

Las otras dos versiones cinematográficas de óperas tra­dicionales de China fueron Cao Cao y Yang Xiu y En bús­queda del general, ambas dirigidas por Teng Junjie y estrenadas en 2018. La primera mezcla el tema bé­lico con la comedia de enredo y ofrece un interesante equilibrio entre lo más tradicional de la cultura chi­na y los últimos avances en técnicas de realización cinematográfica. La segunda cuenta una historia desarro­llada en la época de transición entre las dinastías Qin y Han (206-202 a. C.). Esa búsqueda culmina en la colaboración entre los ge­nerales Liu Bang y Han Xin, clave para la llegada al po­der de la Dinastía Han.

Paisaje interior y un etnomusicólogo

Otra de las joyas de esta última edición del Lychee Film Festival ha sido la proyección de Paisaje interior, un documental dirigido por Frank Scheffer y estrenado este mis­mo año sobre la creación de la ópera de cámara Si Fan, escrita por el compositor chino Guo Wenjing. Jun­to al compositor chino, el gran protagonista es Ed Spanjaard, el director que va a dirigir el estreno de la ópe­ra en Amsterdam. Es un documental que abre venta­nas a mundos apasionantes. Sobre todo, la relación en­tre música e imagen y su eterna contaminación mutua. Pero también, como no podía ser de otra manera, el encuentro entre Oriente y Occidente. ¿Cómo mezclar am­bas culturas sin que el resultado resulte chirriante? ¿Có­mo conseguir que una música basada en la Ópera de Si­chuan guste en Amsterdam sin traicionar su esencia? Pai­saje interior trata todas estas cuestiones sin aburrir ni un instante porque ha sido dirigida por alguien que do­mina este difícil terreno después de una larga trayec­to­ria que incluye títulos como Time is Music (1988), Con­duc­ting Mahler (1996) o A Labyrinth of Time (2004).

«Flor de Lychee», el espacio temático del festival, es­tu­vo dedicado a una conferencia-coloquio con el profesor español Rafael Caro Repetto, etnomusicólogo especializado en música tradicional china, que ha estado cua­tro años investigando en universidades de Pekín y Shanghai y que, después de doctorarse en la Pompeu Fabra, imparte docencia en el Instituto de Etnomusicología de la Universidad de Música y Artes Escénicas de Graz (Aus­tria).

El festival se había inaugurado en la Cineteca de Madrid, se instaló en el Círculo de Bellas Artes y culminó en el Cine Doré. En este lugar tan apreciado por los ciné­fi­los tuvo lugar la entrega de premios y el final de la re­trospectiva dedicada al gran Xie Fei, pero tuvo lugar, sobre todo, el broche de oro no anunciado: una actuación de Jin Jing, la protagonista de La leyenda de la ser­piente blanca. Su voz y su saber estar en el escenario fue­ron el cierre perfecto y una experiencia inolvidable pa­ra los que tuvimos la suerte de estar allí.

Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete