Cowboys & Aliens: Alien con espuelas

Cowboys & Aliens | Los guionistas de Transformers y Star Trek se unen al de la serie Perdidos para escribir un western con marcianos, dentro de la moda de los cacharritos y alienígenas que ha inundado el cine norteamericano. El director de Iron Man, quién si no, es el realizador por aquello de la metalurgia. Parece asombroso que hagan falta siete guionistas para adaptar el cómic de Scott Mitchell Rosenberg. Igual se han ido un mes a una isla para concentrarse, aislados del contaminante ruído mundanal, vaya usted a saber.

Hay tiros y peleas y un montón de lugares comunes en una historia contada de manera elemental, sin chispa, como si todo el mundo estuviese deseando terminar para hacer algo de provecho. La película, que lleva recaudados 146 millones, es mala hasta decir basta: la comparas con los últimos buenos westerns y sientes vergüenza ajena. Tanta, como la de volver a ver a Harrison Ford hacer el ridículo en un papel histriónico. Lo de los aliens es preocupante, no hay manera de que alguien se imagine un modelo distinto al de Ridley Scott.

160 millonazos de presupuesto, actores llamativos para una historieta ambientada en Arizona, allá por 1873. Un vaquero solitario despierta tirado en el suelo, en mitad del desierto, sin recordar quién es y qué hace allí. Lleva un brazalete muuu raro, con lucecitas incluidas.

Lo mejor: Los 3 primeros minutos.

Lo peor: Harrison Ford.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Matthew Libatique
  • Montaje: Jim May, Dan Lebental
  • Música: Harry Gregson-Williams
  • País: Estados Unidos
  • Duración: 118 min.
  • Público: +16 años
  • Distribuidora: Paramount
  • Estreno en España: 02/09/2011