Espías: Melissa McCarthy, a la espera de Spectre

Jude Law encarna en Espías a un James Bond norteamericano que se enfrenta a sus enemigos gracias a la eficiente supervisión de Susan Cooper, la analista que le informa de todo desde las oficinas centrales. Forman un buen equipo, y ella está secretamente enamorada de él.

Un día, en un momento de apuro, Susan tiene que dejar la silla y el micrófono, y convertirse en agente de campo.

Melissa McCarthy es una actriz de comedia en horas altas, obesa y orgullosa de serlo, capaz de dar la réplica al más pintado, realmente graciosa. Paul Feig además sabe sacar partido de este tipo de perfil, la dirigió en Cuerpos especiales, junto a Sandra Bullock, y tuvieron éxito (en Estados Unidos, donde adoran el humor escatológico).

En esta ocasión Feig (guionista además de director) repite fórmula: parodia correcta, con todos los clichés del género, para lucimiento de la McCarthy. Con mucho humor zafio.

El resultado, a pesar de de todo, es aceptable: no puedes evitar reirte. La parodia del género es demasiado tópica, pero suple sus carencias con un buen reparto y mucha acción.

Sinopsis

Una analista (Melissa McCarthy) de la CIA poco apta para la acción se presenta voluntaria a una peligrosa misión: introducirse en una banda de traficantes de armas búlgaros para vengar la muerte de un compañero.

 

Ficha Técnica

  • Fotografía: Robert D. Yeoman
  • Montaje: Mellissa Bretherton, Brent White
  • Música: Theodore Shapiro
  • Duración: 120 min.
  • Distribuidora: Twentieth Century Fox.
  • Público adecuado: +16 (D)
  • Spy. USA, 2015.
  • Estreno en España: 26.06.2015
Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.