The Invisible Woman: Grandes desesperanzas

Ralph Fiennes dirige un drama de época correcto pero falto de fuerza y ritmo narrativo. 

Después de un notable debut con Coriolanus, Ralph Fiennes repite detrás de la cámara con una historia de época que narra la relación sentimental secreta entre Charles Dickens y una joven admiradora. La base argumental de la película es un best seller de Claire Tomalin –adaptado por Abi Morgan, guionista de Shame y de la serie The Hour– que investiga la personalidad de esta mujer invisible, llamada Nelly Ternan.

Al margen del poso histórico del argumento, The Invisible Woman parte de un material interesante al bucear en la vida y personalidad de Dickens -un escritor con­sagrado-, padre de una numerosa familia y con un matrimonio instalado en la más absoluta dejadez. No es un retrato complaciente en absoluto. Se mues­tra la egolatría del artista y sus inseguridades, la dureza de sus reacciones y la inmoralidad de una do­ble vida que -alentada por las hipócritas convenciones de la época- hace que un hombre pueda go­zar de un gran prestigio social mientras deja ca­dáveres -siempre mudos- por el camino. En ese sen­tido, la película es una crítica brutal -por muy ele­gante que se presente- a una sociedad supuesta­men­te cristiana que se ha quedado solo con la fachada de los valores.

The Invisible Woman (2013)
The Invisible Woman (2013)

El problema es que los conflictos cen­trales que, re­pito, son interesantes, se cuentan de una manera aca­démica, lenta, torpe y parcelada. La historia no flu­ye quizás porque el director está de­masiado pendiente de construir bellos cuadros, de que nada se es­cape a una puesta en escena costumbrista muy mi­mada. Las idas y venidas en el tiem­po ponen zan­cadillas a la propia película que ter­mina haciéndose tediosa.

Los actores están bien. A Fiennes le hubiera veni­do bien algo más de contención (un fallo común de los actores que se dirigen a sí mismos), pero Fe­li­­ci­ty Jones está convincente como mujer joven que con­funde la admiración con el amor y que termina atra­pada en una relación sumamente desigual. Los se­cundarios aportan fuerza a la historia, en especial, esa inmensa Catherine Dickens (Joanna Scan­lan) que refleja con su mirada que a ella le sobrarán ki­los, pero a su marido -por muy genio de la li­te­ra­tu­ra que sea- le faltan esos mismos kilos de dig­nidad y ma­durez para llegar a ser un gran hombre.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Rob Hardy 
  • Montaje: Nicolas Gaster 
  • Música: Ilan Eshkeri  
  • Duración: 111 min 
  • Distribuidora: Sony 
  • Público: +16 años (S)
  • Estreno en España: 6.6.2014

Reino Unido, 2013.