Luces rojas: Mejor dirigida que escrita

Se esperaba con ganas lo nuevo de Rodrigo Cortés. Después de Buried y Concursante, el realizador español de 38 años, cuenta una historia que enfrenta a dos científicos con fenómenos paranormales. Un relato que quiere ser novedoso, aunque su tema esté muy de moda en el cine, la televisión y la novela. Cortés intenta dar peso y hondura a su historia, a sabiendas de lo anterior.

La misión de la veterana doctora Margaret Matheson y su joven ayudante Tom Buckley, científicos y profesores universitarios, es poner en evidencia a charlatanes y farsantes que dicen tener poderes sobrenaturales. Hasta que entra en escena un viejo conocido, Simon Silver, un vidente célebre.

- Anuncio -

Cortés rueda con solvencia, tiene talento y ambición pero, esta vez, su guión es flojo, aun conteniendo ideas interesantes, que bien desarrolladas hubieran dado más de sí. Tras un comienzo poderoso, la película pierde interés y se vuelve muy convencional porque el conflicto es demasiado evidente y los protagonistas esquemáticos: salvo el personaje de Sigourney Weaver, el resto está meramente abocetado. Hay demasiadas situaciones grotescas, resueltas con prisas o con demoras.

La sobredosis de intensidad shyamalaniana daña una cinta que quiere ser un thriller hasta cierto punto existencial -en línea con la poderosa Más allá de la vida y con El protegido– y no lo consigue. En este sentido, el tercer acto intenta desesperadamente sacar a flote lo que se había hundido en el segundo. Y para lograrlo, arriesga mucho. Demasiado.

Cortés -director, guionista, montador y productor- lo intenta y ha puesto mucha carne en el asador (buen casting, cuidado diseño de producción, buena fotografía, buena promoción, implicación de una cadena TV generalista española, coproducción americana, uso del inglés). Y todo eso está bien, muy bien. Aunque la película no le salga.

Me parece que si el cine español quiere acercarse a la competitividad del cine francés (espectacular en calidad y rendimiento en taquilla en el pasado año) tiene que seguir haciendo películas como la excelente y ya de próximo estreno Grupo 7, de Alberto Rodríguez y saber promocionarlas y venderlas (el verdadero talón de Aquiles de la industria del cine en España).  Películas, por citar algunas otras muy notables y recientes como No habrá paz para los malvados, Arrugas y Blackthorn. Y películas no tan redondas como las anteriores, pero valiosas y originales como Extraterrestre o Luces rojas.

Cortés y sus Luces rojas son un exponente de ese cine que podríamos llamar de “españoles por el mundo que trabajan para el mundo” que, ojalá, fuera más frecuente.

Arriba: Una gran Sigourney Weaver.

Abajo: Un penoso Robert de Niro.

Luces rojas (2012)
Luces rojas (2012)

Ficha Técnica

  • Montaje: Rodrigo Cortés
  • Fotografía: Xavi Giménez
  • Música: Víctor Reyes
  • País: España, EE.UU.
  • Duración: 119 min.
  • Público adecuado:  +16 años (Temática, violencia incidental)
  • Distribuidora: Warner
  • Estreno en España: 2 marzo 2012

Red Lights

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor