Megamind: Megacliché

La «fluctuación de ideas» entre los estudios de Hollywood hace que, en ocasiones, se estrenen películas muy similares. Éste fue el caso de Bichos frente a Hormigaz, de Buscando a Nemo y El espantatiburores, o de Happy Feet y Locos por el surf.

La última «coincidencia» argumental producida en territorio norteamericano trata de dar una vuelta de tuerca a la temática de superhéroes contando la historia desde el punto de vista del villano. Si Gru, mi villano favorito se centraba en el sueño inalcanzable de un villano de nariz prominente, Megamind presenta a un alienígena azul con una cabeza desorbitada y una necesidad patológica de enfrentarse a un archienemigo.

Aunque ambos filmes juegan con los motivos por los que sus protagonistas se pasan al lado oscuro, Megamind los plantea de una forma mucho más naif y tópica que la propuesta por Universal Pictures. Por otro lado, Megamind centra su humor en los juegos dialécticos y los chistes fáciles, mientras que su homóloga se declinaba por los gags visuales.

El director de las dos entregas de Madagascar, Tom McGrath, será el encargado de dar forma a un guión de los debutantes Alan J. Schoolcraft y Brent Simons, en el que se juega hasta la saciedad con los homenajes a Superman.

La música rock, la acción grandilocuente y una evolución de personajes bastante simplista hacen de Megamind una película ramplona com un par de gags divertidos, pero muy inferior a su archienemiga: Gru, mi villano favorito.

▲ El chiste con el eslogan de la campaña de Obama.

▼ El personaje de Hal.

Ficha Técnica

  • Montaje: Michael Andrews
  • Música: Lorne Balfe, Hans Zimmer
  • Duración: 96 min.
  • Público adecuado: Todos
  • Distribuidora: Paramount
  • EE.UU., 2010
  • Estreno: 3.12.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Doctora en Historia del Cine, Animación Japonesa y Cines de Asia Oriental