Aprendiendo a conducir | Isabel Coixet rueda una película muy americana, pero mantiene su estilo aunque con menos dramatismo.

Aprendiendo a conducir: El coche, metáfora de la vida

Hace siete años, mientras Coixet rodaba Elegy con Ben Kingsley y Patricia Clarkson, ésta última propuso a la directora rodar una historia. Basada en hechos reales, la película narra la historia de Wendy, una escritora de Manhattan que recibe clases de conducir de un indio llamado Darwan en un momento de su vida en que su matrimonio se viene abajo.

La realizadora catalana tuvo una época dorada en la que realizó películas muy interesantes, con un estilo intimista muy personal, como sucedió con Cosas que nunca te dije, Mi vida sin mí o La vida secreta de las palabras. Desde entonces ha producido cine con mayor o menor acierto. Eso sí, siempre con una línea dramática de la que parecía no querer o no saber salir.

 

Isabel Coixet rueda una película muy americana, pero mantiene su estilo aunque con menos dramatismo.

Ahora, con Aprendiendo a conducir, vuelve una Coixet revitalizada, al frente de una película muy de su estilo. Ahí están de nuevo la recurrente lavandería, los personajes que hablan de libros, soledad, amor, comunicación… Pero en ésta, el tono es más ligero y optimista. Como advirtió con humor en la rueda de prensa en el Festival de Málaga: “Ha sido un gran alivio dirigir una película en la que por primera vez no había que sacar los kleenex o abrirte las venas”.

Durante los 105 minutos, la sencilla trama plantea temas como la comunicación, la amistad y la fidelidad matrimonial (sobra una escena sexual, gratuita y alejada del tono general).

De modo análogo a La vida secreta de las palabras, de la comunicación de los protagonistas – estupendos los conocidos Kingsley y Clarkson– se benefician ambos. Y, como ya sucedió en el corto La Bastilla -su estupenda contribución a Paris je t’aime (2006)– hay un fondo parecido (algo romántico según opinión de la realizadora) en ese querer sacar adelante un amor no elegido o en crisis.

Aprendiendo a conducir fue la segunda película más votada por el público en el pasado Festival de Toronto.

En la Berlinale, Coixet presentó Nadie quiere la noche.

Y ahora planea su próxima producción, sobre una mujer que quiere poner una librería. Con Emily Mortimer como protagonista.


Aprendiendo a conducir

Ficha Técnica

  • Fotografía: Manel Ruiz
  • Montaje: Thelma Schoonmaker
  • Música: Dhani Harrison y Paul Hicks
  • Intérpretes:
  • Duración: 105 min.
  • Distribuidora: A contracorriente
  • Público adecuado: +18 años (X)
  • Learning to drive. USA, 2014.
  • Estreno en España: 03.07.2015

Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesora universitaria de Cine Español y Estética Musical. Directora Grado Comunicación en Centro Universitario Villanueva