Drácula. La leyenda jamás contada: Hincarle el diente a un viejo mito

Drácula. La leyenda jamás contada | Año 1462, Transilvania es un reino vasallo del imperio otomano. Un narrador recuerda que el príncipe Vlad III fue entregado por su padre, en calidad de rehén, para servir en el ejército turco. Vlad alcanzó fama y prestigio como guerrero y volvió a  su tierra, donde gobernó durante diez pacíficos y prósperos años. Luego comienza nuestra historia: los turcos exigen un tributo humano de 1000 jóvenes, incluyendo al hijo de Vlad. El príncipe decide rebelarse pero, para defender a su pueblo y a su familia, tendrá que hacer un trato espantoso con una criatura terrible. «A veces no se necesita un héroe sino un monstruo».

Vlad el empalador es un personaje histórico bien documentado, un héroe en Rumanía, terror de los turcos. En 1897, el irlandés Bram Stoker unió el mito de los vampiros a este personaje, y lo convirtió en icono popular del terror, que ha conocido numerosísimas versiones en todos los medios. En 1992, la versión de Drácula de Francis Ford Coppola (El padrino) recordaba por primera vez al personaje histórico. La nueva versión va más lejos y lo convierte en un súper héroe, el prototipo de caballero cristiano, defensor del débil, perfecto padre y marido, dispuesto a sacrificarlo todo por su pueblo y por su familia. ¿Cómo puede uno creerse tamaña transformación? En primer lugar olvidando -si es posible- todo lo que se sabe del  famoso Conde; en segundo, con un guión que pinta las alternativas todavía peores, un enemigo turco atroz exigiendo lo imposible.

Drácula. La leyenda jamás contada, es la opera prima de Gary Shore. Este novel director ha realizado una película de acción basada en un buen equipo de efectos especiales, con grandes combates -no excesivamente sangrientos-, ingeniosas transformaciones, y una exhibición de los poderes adquiridos por el príncipe Vlad que lo convierten en una máquina de combate. Pero este Drácula no es una película de terror. Hay suspense, sí, pero está en el enigma de Vlad, ¿cómo va a conseguir los poderes necesarios para combatir a los turcos sin caer en el lado oscuro y convertirse en una criatura perversa? Parte del mérito recae en Luke Evans, que pone pasión y empeño en hacer creíble a este personaje, ahora más complejo que antes.

Ficha Técnica

  • Fotografía: John Schwartzman
  • Montaje: Richard Pearson
  • Música: Ramin Djawadi
  • Duración: 92 min.
  • Distribuidora: Universal
  • Público adecuado: +16 años (V+)
  • Estreno en España: 24.10.2014

Dracula Untold. USA, 2014

Reseña Panorama
s
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.