Elektra

Un pasatiempo para los seguidores del cómic, que se ve sin entusiasmo pero tampoco con desagrado

Elektra (Rob Bowman, 2005)
Elektra (Rob Bowman, 2005)

Elektra: Es duro ser superheroína

El personaje que Frank Miller creó para la Marvel, y al que ya vimos con el rostro de Jennifer Garner en la película Daredevil (2003), se independiza para protagonizar en solitario este filme de acción. Elektra se ha recuperado de las heridas mortales que sufrió en la anterior película, y a pesar de estar instruída en la disciplina del ninjutsu (la fuerza del bien) se ha convertido en asesina a sueldo. La poderosa Elektra tendrá que decidirse entre el mal o el bien, entre la orden de la mano negra o las enseñanzas de su sensai.

El tejano Rob Bowman, director de Expediente X y El imperio del fuego, le da un aire de misterio al personaje de Elektra. Al igual que pasaba en los últimos cómic de la Marvel llevados al cine, Bowman retoma el pasado traumático del personaje, en este caso la niñez de la desdichada Elektra. En la misma línea que Spider-Man 2, el personaje de Elektra está lleno de dudas y conflictos internos provocados por su responsabilidad como superhéroe, con un lado oscuro de asesina a sueldo.

Pero aun así, esta película se aleja mucho de los guiones de sus predecesoras. Elektra cuenta con un guión mucho menos terminado, más esquemático y ligero, incapaz de profundizar. La galería de personajes que rodean a la musculosa Garner son bastante endebles y poco creíbles. En fin, un pasatiempo para los seguidores del cómic, que se ve sin entusiasmo pero tampoco con desagrado.


Elektra (2005)

País: EE.UU. Direción: Rob Bowman Guión: Raven Metzner, Stu Zicherman, Zak Penn Fotografía: Bill Roe Montaje: Kevin Stitt Música: Christophe Beck Interpretes: Jennifer Garner, Terence Stamp, Goran Visnjic, Kirsten Prat Distribuidora: Fox