Full frontal: That’s Hollywood, again

Llega con retraso esta película de 2002. Ese año debió ser duro para Soderbergh, porque tanto Solaris como Full frontal dejaron bastante impasibles al respetable. Peli sobre las pelis, Full frontal es un sofisticado retrato del vacío de varios personajes relacionados con una película que se rueda en Los Angeles. Un guionista, un productor, una ejecutiva, dos actores y una masajista se encuentran a caballo entre la ficción y la vida real, para componer una caótica sinfonía de desnorte vital.

Siguiendo un guión pobre, la película utiliza el vídeo digital y abusa del grano y del look de reportaje casero, en un rodaje de tan solo 18 días. Parece claro que Soderbergh desperdicia su talento (hay secuencias antológicas, como la de Roberts y Underwood en la limusina, o la de las entrevistas en la oficina de la deprimida ejecutiva de la productora de la película) en una pretendida secuela de Sexo, mentiras y cintas de vídeo.

Mucha pose, alardes narrativos y la presencia de unos divertidos Brad Pitt y Julia Roberts, pero casi nada que contar. El director de 41 años prepara ahora Ocean’s twelve, una apuesta poco arriesgada que reune a los protagonistas del espectacular atraco a los casinos.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Peter Andrews
  • Montaje: Sarah Flack
  • Música: Jacques Davidovici
  • País: EE.UU.  
  • Año: 2002 
  • Distribuidora: Lauren
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor