La Estrella

- Anuncio -

Buenos detalles de guión, interpretación y planificación, pero esta opera prima es una película desequilibrada, con poco recorrido. **½

La estrellaDirección: Alberto Aranda  Guión: Albeto Aranda, Miguel Carmona Fotografía: Bet Rourich  Montaje: Elena Ruiz, Bruno Palazón-Arnaud Música: Zacarias M. de la Riva Intérpretes: Ingrid Rubio, Carmen Machi, Marc Clotet, Fele Martínez  Duración: 95 minutos  Distribuidora: Splendor Films Publico adecuado: +18 años (X)

España, 2013. Estreno en España: 24 de mayo de 2013

Luz en las sombras

Estrella es una chica de poca cultura pero con una sonrisa y una belleza que enamora a un joven empresario que promete sacarla de pobre. Mientras tanto, ella trabaja de chica de la limpieza en una funeraria junto a su amiga Trini, maltratada por su marido.

El principiante Alberto Aranda intenta hacer una buena película que vaya más allá del chismorreo de vecinas. Hay un interés por hacer algo personal en los créditos, en el personaje de Fele Martínez (muy bien escrito e interpretado), en la aportación dramática de una creíble Carmen Machi y en una chillona Ingrid Rubio. Pero hay muchas cosas que no acaban de funcionar: el personaje de Marc Clotet, la resolución de varios conflictos dramáticos a final de la película, esa larguísima escena de sexo brutal a primeras de cambios…

La película aguanta porque los actores están muy bien, el ritmo es bueno y hay una cierta emoción en lo que se cuenta sin demasiadas estridencias. Pero hay muchas películas españolas con una temática familiar conflictiva. Y La Estrella no es una de las mejores.  Le falta la crudeza y poesía de Te doy mis ojos o Mataharis de Iciar Bollaín, la fuerza y profundidad de Solas de Benito Zambrano, el talento y el humor de Siete mesas de billar francés y Héctor de Gracia Querejeta, la emoción de El Bola y Todo lo que tu quieras de Achero Mañas. Y así acaba siendo una película con un feminismo trazado con muy poco detalle.

Dice Alberto Aranda que quería que su película fuese “un canto a la esperanza de elegir tu propio camino, de ser valiente y atreverte a cambiar”. Pero este elogiable mensaje no se transmite con la profundidad que merece y acaba siendo la crónica de una chica sin oficio no beneficio que ante la vida “chunga” decide tirar para adelante. Como bien dice Carmen Machi: “Entre la mierda que limpiamos y la mierda que es nuestra vida estamos apañadas”. La respuesta de la Estrella no tiene desperdicio: “Sabes lo que te digo, que les den”·

Aun así, casi todo en La Estrella suena a auténtico y esto es algo que hay que agradecer en esta opera prima limitada y algo primaria, pero con aspectos meritorios. 

Claudio Sánchez