Inicio Críticas películas Vivir para siempre

Vivir para siempre


El español Gustavo Ron escribe y dirige una divertida y emotiva historia sobre una familia que se enfrenta al final de la vida de Sam, un chico de 12 años con leucemia. ***

WAYS TO LIVE FOREVER, 2010 País: España/Reino Unido Dirección y Guión: Gustavo Ron Fotografía: Miguel P. Gilaberte Montaje: Juan Sánchez Música: César Benito Intérpretes: Ben Chaplin, Emilia Fox, Greta Scacchi, Robbie Kay, Alex Etel, Ella Purnell 100 m. +12 años Distribuidora: European Dreams Factory Estreno: 29.10.2010 

Sam antes del “The end”

El director de Mía Sarah se ha ido al nor­te de Inglaterra (el país donde se formó co­mo cineasta y con el que mantiene una estre­cha relación profesional y vital) pa­ra rodar con aplomo esta poderosa histo­ria basa­da en la primera y premiada nove­la de la in­glesa Sally Nicholls sobre Sam, un chico de 12 años con leucemia al que queda poco tiempo de vida y tiene que afrontarlo con la ayuda de su familia y de un amigo de su edad, también gravemen­te enfermo.

Ron (Madrid, 1972) ya demostró en su ope­ra prima (la última película de Fer­nán-Gó­mez) que es un cineasta con un don pa­ra la comedia romántica, muy buena mano con los actores, talento en la escri­tura… y una tendencia desmedida al me­lodrama. En su segundo largo, los acier­tos superan con cre­ces las debilidades.

Ron se atreve con una historia arriesga­da (algo muy duro contado con jovialidad y des­parpajo) y dirige muy bien a sus acto­res, es­pecialmente a los niños, logrando se­cuen­cias excelentes. Para mi gusto abusa del preciosismo en el montaje (esos rótu­los tan reiterativos, la sensación de que to­do es­tá demasiado arregladito) y de las can­cio­nes, que terminan siendo un relleno más pro­pio de una serie de TV que de un largome­traje.

Pero hay en Ron valentía para acercarse a asuntos que se suelen esquivar o bana­lizar, con grandes preguntas y algunas res­puestas interesantes. No es Millones (el ni­ño amigo del protagonista es el mismísi­mo Alex Etel, el inolvidable Damian de la pelícu­la de Boyle), tampoco la excelente Mi vi­da sin mí, pero lo intenta con unas ma­neras inteligentes y muy dignas. Desde ese punto de vista, hay que descubrirse an­te el trabajo de fotografía de Gilaberte y el aplomo de la puesta en escena, que in­cluye un inteligente uso de efectos visua­les y recursos muy imaginativos.

El guión ha querido ser fiel a la estructu­ra de diario de la novela, y me parece que esa decisión no es del todo afortunada, al me­nos no en la forma en que se ha he­cho. Mientras Greta Scacchi está sencilla­mente im­perial en sus apariciones, Ben Cha­plin no termina de manejar bien los tiem­pos de su complejo papel de padre, aun­que tiene en Emilia Fox un buen apoyo para componer un matrimonio con gan­cho, que entrega algunas escenas brillan­tes.

Gustavo Ron tiene cosas que decir y pro­me­te que su tercera película será de aven­tu­ras. Le esperaremos con mucho inte­rés.

Alberto Fijo


- Advertisement -
Alberto Fijo
Alberto Fijo
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor