Inicio Críticas películas Cambio de reinas

Cambio de reinas

Crítica de la película

Marc Dugain adapta una novela histórica de Chantal Thomas y presenta una película valiente en su revisionismo y muy interesante, que no entretenida

411
0
Compartir
portada
Cambio de reinas

· El director ha cuidado todos los detalles para que Cambio de reinas transmita veracidad, la puesta en escena es primorosa, los trajes, las pelucas, los salones y los muebles son un personaje más, lo mismo que la banda sonora.

Matrimonios de paz

El escritor y director francés Marc Dugain adapta una interesante novela histórica de Chantal Thomas que recuerda la tradicional política de las monarquías europeas: los matrimonios concertados. En la isla de los faisanes, frontera entre España y Francia, se celebraron diversos encuentros entre princesas durante los siglos XVII y XVIII. Esta película trata del intercambio que se hizo a principios del siglo XVIII: Mariana Victoria de Borbón que se debía a casar con Luis XV, por Luisa Isabel de Orleans, quien se casó con Luis, príncipe de Asturias.

Tras la Guerra de Sucesión que llevó al trono español a Felipe V de Borbón, y costó cientos de miles de muertos a toda Europa, el duque de Orleans, regente de Francia, concierta un doble matrimonio. El rey Luis XV se casará con la hija de Felipe V, mientras que el príncipe de Asturias se casará con Luisa Isabel de Orleans. Sería un modo de mantener la paz entre dos grandes monarquías agotadas por tanta guerra. El director ha cuidado todos los detalles para que Cambio de reinas transmita veracidad, la puesta en escena es primorosa, los trajes, las pelucas, los salones y los muebles son un personaje más, lo mismo que la banda sonora, imitación de época. Los diálogos son inteligentes y precisos y la interpretación, especialmente la de los niños -cuando se concierta el matrimonio Mariana tiene cuatro años, Felipe 12-, es magnífica. La historia -el cine histórico francés de los últimos años es muy revisionista- recuerda que ser monarca no era fácil ni divertido, las familias reales tenían un gran sentido del deber, y las mujeres en especial eran sacrificadas a los intereses de la nación.

La puesta en escena es pausada, muestra alternativamente una y otra corte, con sus miedos y esperanzas, con el deseo, la necesidad de ver llegar a un heredero. Pero, y es el gran defecto de Cambio de reinas que vemos desde nuestra frontera, así como el escenario francés es impecable, los autores ignoran todo de la corte española, salvo que el nieto de Luis XIV que nos cayó era un histérico, y el resto son dos tópicos entendibles por el público francés pero que no pasan de la caricatura. También se podría haber evitado algún comentario de mal gusto sobre prácticas homoeróticas.

Con todo, se trata de una película valiente en su revisionismo y muy interesante, que no entretenida.

Reseña Panorama
s
Compartir
Fernando Gil-Delgado
Historiador y filólogo. Miembro del Círculo de Escritores Cinematográficos. Ha estudiado las relaciones entre cine y literatura. Es autor de “Introducción a Shakespeare a través del cine” y coautor de una decena de libros sobre cine.