La huella

La acción se presenta como un juego en el que participan tanto los protagonistas como el espectador

Un puzzle que deja huella

Un peluquero de ascendencia italiana llega a la lujosa mansión de un famoso escritor de novelas policiacas. Así comienza La huella (1972), y esto es lo máximo que se debe contar acerca de la trama de una película que es una contínua sorpresa.

La acción se presenta como un juego en el que participan tanto los protagonistas como el espectador, que es noqueado contínuamente con nuevos giros de guión. En el desarrollo de la historia se van añadiendo progresivamente nuevas piezas a un puzzle que, cuando parece terminado, se desmorona para formar con las mismas piezas una imagen contraria.

Basada en una obra teatral

La huella está basada en una obra teatral del mismo autor del guión, Anthony Shaffer, y la película no renuncia a esa primitiva concepción teatral. El escenario es casi único, dentro de la mansión de estilo inglés del escritor, una mansión atestada de muñecos y crucigramas que muestra el carácter a la vez infantil y extravagante de su dueño.

Joseph Leon Mankiewicz es uno de los grandes de Hollywood. Director y guionista de prestigio con obras monumentales como Cleopatra, La condesa descalza y Eva al desnudo. La huella es su última y quizás más extrema película, con unos Laurence Olivier y Michael Caine que están geniales en sus interpretaciones -ambos fueron nominados al Oscar al mejor actor en 1972-. Olivier se hace con el papel del escritor, amigo de los juegos, presumiblemente inteligente y dominador de una partida que se convertirá en un duelo donde todo vale y cada paso puede ser en falso. Caine, caracterizado de peluquero italiano, borda uno de los mejores papeles de su carrera, un tipo sencillo y enamoradizo que irá cambiando hacia lugares que no está bien revelar al lector.

La huella

  • Dirección: Joseph Mankiewicz
  • Guión: Joseph Mankiewicz, Anthony Shaffer
    Intérpretes:Laurence Olivier, Michael Caine
  • Fotografía: Oswald Morris
  • Música: John Addison