Un ciudadano ejemplar: La venganza perfecta

Una historia de venganza. La venganza perfecta. Con mucha violencia, en varias ocasiones, innecesariamente repulsiva, metiéndose en el territorio del gore, con motosierras y demás atrocidades, en las que parece que hay una autocomplacencia insana. La película es absolutamente inverosímil, todo ocurre y se explica posteriormente de una forma tan pueril que te quedas frío.

La cosa va de un fiscal que pacta con el abogado de unos asesinos y violadores. Mal hecho, amigo: el esposo y  padre que ha perdido a su mujer e hija, al ver la corrupción del sistema, decide hacer limpieza, aplicándose con un empeño y un sadismo verdaderamente conmovedor.

Dirige F. Gary Gray (The Italian Job, Be Cool) y el guión es de Kurt Wimmer, que ha escrito con Brian Helgeland el libreto de Salt, lo nuevo de Angelina Jolie dirigida por Philip Noyce. Wimmer participó con Ellroy en el guión de Dueños de la calle, película parecida a Un ciudadano ejemplar en la inconsistencia de los personajes, algo que no se le da demasiado bien a Wimmer.

Butler y Foxx demuestran profesionalidad para sostener una historia pobre y esquemática, que salta al vacío cada tres por cuatro, apelando una vez y otra a una versión muy pedestre deus ex machina cinematográfico, con El silencio de los corderos en el retrovisor y pegatinas de películas tan prescindibles como La extraña que hay en mí.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Jonathan Sela
  • Montaje: Tariq Anwar
  • Música: Brian Tyler
  • Duración: 108 min.
  • Público adecuado: +18 años (V+)
  • Distribuidora: Warner
  • EE.UU. (Law Abiding Citizen), 2009
  • Estreno: 7.5.2010
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año
Reseña
s
Profesor universitario de Narrativa Audiovisual, Historia del Cine y Apreciar la belleza. Escritor