West Side Story: El mejor Spielberg de los últimos 20 años (o más)

· Crítica de West Side Story | Estreno 22 de diciembre de 2021.
· 60 años después de la primera película, West Side Story sigue siendo una historia moderna y ese es un gran mérito, porque el riesgo de la opción arqueológica -por decirlo así- era grande.

Spielberg, a sus 75 años, maneja un presupuesto de 100 millonazos para darse y darnos el gusto de ver en una pantalla grande una versión del musical que desde 1961 nos dejó con la boca abierta, generación tras generación. Lo ha hecho bien a todos los niveles. Llama la atención el casting que se ajusta muy bien a la historia que cuentan Leonard Bernstein, Arthur Laurents y Stephen Sondheim.

- Anuncio -

Spielberg y su equipo aciertan al respetar no solo la historia, el tratamiento y el tempo (el director de Cincinnati tiene problemillas en el segundo acto), sino también el tono, el color, el movimiento y el ritmo, el lenguaje emocional, las coreografías asombrosas de Jerome Robbins… en suma, las claves de la identidad audiovisual de un musical en el que se dan la mano la modernidad y la tradición. En ese sentido, es interesante pensar que los que vieron la película en 1961, contemplaron una ópera-ballet contemporánea, ambientada en los cercanos 50. Ahora, 60 años después del estreno de la primera película, West Side Story sigue siendo una historia moderna y ese es un gran mérito, porque el riesgo de la opción arqueológica -por decirlo así- era grande, por no hablar de experimentos de deslocalización y reubicación temporal que hubiesen sido absolutamente normales, pero como siempre arriesgados.

El enorme parecido del actor Ansel Elgort con Marlon Brando lo potencia la fotografía de Janusz Kaminski (especialmente en los planos cercanos angulados) para ofrecernos a un Tony conseguido que interactúa muy bien con Rachel Zegler, una María deliciosa, que se mira en el espejo de esa actriz inolvidable llamada Natalie Wood. Los espectadores se preguntarán si el reparto canta durante el rodaje. Pues un poco: tres canciones y media. El resto se grabó antes. Como en la película del 61, Anita se come cada secuencia en la que aparece, interpretada maravillosamente por Ariana DeBose.

El plano secuencia inicial y los decorados de los grandes almacenes son magníficos. Pero (y no es un pero convencional, porque no encierra ningún reproche) todo, absolutamente todo lo que cuenta Spielberg estaba contado por Wise y Robbins. Desde el punto de vista del lenguaje cinematográfico, Spielberg y su equipo siguen los códigos de un musical deslumbrante que no ha envejecido en absoluto y al que no le hace falta nada.

La película se ha pegado una aparatosa costalada en la taquilla norteamericana, con solo 18 millones de dólares desde su estreno el pasado 10 de diciembre en 2.820 pantallas. Habrá que ver si en Navidad cambian las cosas. A un servidor, Spielberg no le entusiasma. Tiene películas excelentes pero demasiados pinchazos (casi todas las del siglo XXI me parecen películas discretas). Esta es una de las excelentes, una de sus mejores películas. Con todos los matices que queramos poner: la ve E.T. y le causa una impresión similar a la que le dejó K.O. delante de una tele cochambrosa contemplando El hombre tranquilo. Aunque Spielberg no me perdonaría este matiz: Ford es de otra galaxia.

Ficha Técnica

  • Fotografía: Janusz Kaminski
  • Montaje: Michael Kahn
  • Música: Leonard Bernstein
  • Duración: 156 min.
  • Público adecuado: +12 años
  • Distribuidora: 20th Century Studios
  • EE.UU., 2021
  • Estreno: 22.12.2021
Suscríbete al newsletter semanal de FilaSiete