Airbender, el último guerrero: El indefendible niño de la flecha luminosa

Airbender, el último guerrero | Avatar es un Dalai Lama que domina aire, tierra, agua y fuego. Es el único que domina los cuatro elementos y por eso todo el mundo quiere adoptarle o matarle. Según los gustos.

Tengo mala suerte. Hace años me pasó con Tarantino algo parecido a lo que me sucede hoy con Shyamalan: varios años hablando maravillas de ese desquiciado director y a la hora de escribir tengo que criticar la infumable Death Proof. Ahora, cuando por fin tengo la oportunidad de hablar de Shyamalan, toca comentar Airbender, el último guerrero, la primera parte de una adaptación al cine de una popular serie de dibujos animados nipona (espero que no nos atormenten con tres partes más).

Pocas cosas son defendibles en Airbender, sobre todo por un guión que parece escrito por Caballo Loco. ¡Es que es para niños! Ya, y las de Pixar también. De las escenas de… ¿acción? ni les cuento. No es ese el carisma de Shyamalan.

Aún así, la película ha conseguido una buena taquilla en Estados Unidos (casi 150 millones en 4 semanas, con lo que ya ha recuperado el dinero invertido). Espero que al menos la cinta le deje el dinero suficiente para no dejar de ser el Shyamalan sugerente, imaginativo y personal de sus siete películas anteriores: Los primeros amigos, El sexto sentido, El protegidoSeñales, El bosque, La joven del agua y El incidente.

Ficha Técnica

  • EE.UU. (The Last Airbender, 2010)
  • Andrew Lesnie
  • Conrad Buff
  • James Newton Howard
  • Paramount Pictures
  • 103 minutos
  • Todos
Suscríbete a la revista FilaSiete por sólo 32€ al año